Versículo del día

miércoles, 5 de marzo de 2008

Hebreos 2:5-9


DIOS HECHO HOMBRE

Una niña estaba desconsolada por la muerte del perro que había sido su compañero durante toda la vida. Esa noche no quería que su mamá la dejara sola en la cama. La abrazaba llorando y rogaba que quedara con ella. La mamá la consoló y se quedó a su lado por buen rato. Por fin le dijo: —Hija, tengo que irme. Estarás bien porque Dios está contigo.
La niña respondió entre sollozos, —Lo sé, mamá, pero yo quiero a alguien con piel.
Lo que dijo la niña es cierto. Todos queremos a “alguien con piel” cuando estamos tristes. Necesitamos saber que él que nos consuela conoce nuestras luchas y debilidades. Necesitamos a alguien que conoce nuestra condición, y que nos acepta tal como somos. Necesitamos a alguien que no solamente nos conoce, sino que tiene poder para ayudarnos. Dios sabía esto. Por eso se hizo hombre. Tomó sobre sí mismo nuestra piel (pero no nuestro pecado), y vivió en medio de nosotros.

A. LA CONDICION HUMANA. Hebreos 2:5-8.

1. Los ángeles no tienen autoridad en el mundo presente ni venidero. Hebreos 2:5.
Porque no sujetó a los ángeles el mundo venidero, acerca del cual estamos hablando.

El tesis de esta sección del libro de Hebreos es que Jesús es superior a los ángeles. Hemos visto que Jesús es superior a los ángeles de muchas maneras.

Jesús es superior a los ángeles. Miremos los siguientes textos:

Hebreos 1:4. Jesús tiene nombre más excelente que los ángeles.
Hebreos 1:5. Jesús es el Hijo de Dios, mientras los ángeles son siervos de Dios.
Hebreos 1:6. Los ángeles adoran a Jesús.
Hebreos 1:8. Jesús es Dios, y su autoridad (trono) es eterno.
Hebreos 1:10. Jesús es el Creador, mientras los ángeles son criaturas.
Hebreos 1:12. Jesús es eterno e inmutable.
Hebreos 1:13. Jesús está sentado a la diestra de Dios Padre, en la posición de honor y autoridad.
Hebreos 2:2-3. La palabra de Jesús es más excelente de la que trajeron los ángeles. (La salvación anunciada por Jesús es mayor que la ley entregado por ángeles.)


Continuamos con el tema de la superioridad de Jesús sobre los ángeles. Hay un motivo por el cual se pudiera pensar que Jesús es inferior a los ángeles, porque tomó forma humana. El autor de Hebreos muestra que aun en este aspecto, Jesús es más excelente que los ángeles, y digno de todo honor, gloria y alabanza.
Aunque los ángeles son más poderosos que los hombres y son inmortales, Dios no ha entregado el mundo bajo su dominio. Dios entregó a los hombres tanto la presente creación como el mundo venidera.

Según Génesis 1:26-28, el plan de Dios para la humanidad es:

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.


¿En qué sentido creó Dios al hombre a su imagen?
Le dio un espíritu capacitado para estar en comunión con él. Le dio capacidades morales, artísticas, y creativas. Le dio libre albedrío de modo que las decisiones que toma afectan de verdad su situación. Le dio inteligencia y emociones.

¿Cómo demostró Dios su amor al hombre en este pasaje?
Entregó al hombre el bello planeta que había creado, y le dio dominio sobre todas las criaturas que viven sobre él. Además lo bendijo y lo mandó llenar la tierra y administrarla.

Dios no solamente entregó la presente creación al hombre, sino también le dio autoridad en el mundo venidero, porque Jesús promete que reinaremos con él y compartiremos su gloria (2ª de Pedro 3:13, Apocalipsis 22:5).

2. El hombre fue creado un poco menor que los ángeles. Hebreos 2:6-7a.
Pero alguien testificó en cierto lugar, diciendo: ¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él, o el hijo del hombre, para que le visites? Le hiciste un poco menor que los ángeles.

Aquí el autor de Hebreos cita Salmo 8, donde David expresa su asombro que el majestuoso Dios honrara al hombre, siendo éste una mera criatura. El hombre fue creado un poco menor que los ángeles, y por lo tanto inferior a ellos. ¿En qué sentido es inferior a los ángeles? Tiene menos poder. Está limitado por su cuerpo material. Depende de cosas materiales como comida, agua, aire, y un lugar de refugio de los elementos.

3. Dios entregó la autoridad sobre la creación al hombre. Hebreos 2:7b-8a.
Le coronaste de gloria y de honra, y le pusiste sobre las obras de tus manos. Todo lo sujetaste bajo sus pies.

A pesar de que el hombre tiene limitaciones que no tienen los ángeles, Dios le honró y le entregó la creación material que había hecho. Le dio autoridad ilimitado sobre este planeta y todo lo que contiene. A ningún ángel Dios le dio tanta autoridad y poder de actuar.

TEMA PARA REFLEXIONAR: Por decreto de Dios, somos administradores de esta creación. Los que conocemos al Creador debemos procurar proteger y manejar con inteligencia la naturaleza. Debemos tratar con compasión y sabiduría a los animales, y cuidar las ecosistemas que nos rodean. ¿Cómo tratas tú a los animales, plantas, y demás elementos de la creación que están bajo tu poder? Medita en Proverbios 12:10 y Génesis 1:26-28. ¿Cómo puedes ser mejor administrador de la bella creación que Dios ha entregado en tu mano?

4. El hombre perdió su posición por el pecado. Hebreos 2:8b.
Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él, pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas.

Aunque Dios entregó toda esta creación al hombre para su cuidado y administración, Adán perdió gran parte de su dominio cuando obedeció la voz del enemigo, y se rebeló contra Dios. Como había rechazado la autoridad de Dios, cayó bajo el poder del diablo. Dios maldijo la creación por causa de la rebelión del hombre (Génesis 3:17-18 y Romanos 8:18-21). Como el corazón humano se corrompió cada vez más por causa del pecado y los engaños de Satanás, Dios dio a los animales la defensa de miedo al hombre, y a algunos les dio una naturaleza feroz (Génesis 9:2 y 5). Por estos motivos, vemos que toda la creación no está sujeta al hombre hoy. Ni los peces ni los pájaros silvestres obedecen al hombre. Los animales salvajes se esconden del hombre, los domesticados muchas veces le sirven por temor y no por amor, y algunos animales lo atacan. ¿Quién nos podrá devolver el dominio que perdimos por causa del pecado?


B. JESUS EXPERIMENTO LA CONDICION HUMANA. Hebreos 2:9.

1. Jesús tomó sobre sí las limitaciones humanas. Hebreos 2:9a.
Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús.

¿Quién nos podrá rescatar de nuestra posición caída? Pues, claro. Jesús es nuestro gran Paladín, nuestro Campeón que entró en la raza humana para restaurarla a la gloria perdida. Cuando se hizo hombre, Jesús, como nosotros, fue hecho un poco menor o inferior que los ángeles. Mientras caminaba en la tierra tuvo que dormir, comer y tomar agua para vivir, así como todos sus semejantes. Sintió cansancio, dolor, y sed. Sudó mientras trabajaba, y voluntariamente se sometió a todas las limitaciones humanas. El Creador de los ángeles necesitó su ayuda en varias ocasiones (Mateo 4:11 y Lucas 22:43).
¿Por qué tomó sobre sí nuestra piel y experimentó nuestro dolor? Lo hizo para poder restaurarnos el dominio que perdimos por el pecado. Lo hizo para rescatarnos de Satanás, del pecado, y de la muerte. Lo hizo para renovar en nosotros la imagen de Dios que fue distorsionada cuando Adán pecó.
Ningún ángel pudo hacer lo que Jesús hizo. Ningún ángel pudo rescatar a la humanidad del pecado. Ningún ángel puede compartir con nosotros nuestros dolores, nuestros anhelos, nuestros sueños, y nuestra herencia. Sólo Jesús, el omnipotente y amante Creador, quien voluntariamente fue hecho un poco menor que los ángeles, nos conoce a fondo. Podemos confiar en él, sabiendo que él ha compartido nuestra vida, nuestras debilidades, y nuestros dolores.

2. Jesús está disfrutando la honra que Dios prometió a los hombres. Hebreos 2:9b.
Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra.

Jesús fue hecho un poco menor que los ángeles, pero ahora está coronado de honra y de gloria. Tiene un cuerpo glorificado que no tiene límites. Está sentado a la derecha del Padre. Está disfrutando de toda la gloria que tenía en el cielo antes de su encarnación. Y lo mejor de todo, es que él ofrece a nosotros lo que él está disfrutando ahora. Quiere que estemos con él, participando con él en sus actividades durante toda la eternidad.

Dios tiene planes y propósitos con la humanidad. Veamos como lo describen los siguientes textos:

Romanos 8:17. Somos coherederos con Cristo. Todo lo que él recibe de su Padre, lo comparte con nosotros.
Juan 14:1-3. Jesús está preparando un hogar exquisito para nosotros en la casa del Padre.
Juan 17:23. Jesús desea que estemos con él para siempre, apreciando su gloria, y disfrutando de su presencia.
Apocalipsis 22:3-5. Serviremos a Dios delante de su trono. Estaremos íntimamente identificados con Jesús (tendremos su nombre en la frente). Reinaremos con Jesús para siempre.

Aun durante su vida en la tierra, Jesús demostró dominio sobre la creación. El nos mostró lo que el hombre perdió cuando pecó. Murió para solucionar el problema del pecado y devolvernos el dominio que Dios quiere que tengamos.

Jesús mostró dominio durante su vida terrenal, Veamos como muestra su dominio en los siguientes versículos:

Mateo 17:24-27. Tuvo dominio sobre los peces.
Lucas 5:4-6. Tuvo dominio sobre los peces.
Lucas 22:34 y 60. Tuvo dominio sobre las aves.
Marcos 1:12-13. Tuvo dominio sobre los animales silvestres.
Marcos 11:2 y 7. Tuvo dominio sobre los animales domesticados.
Mateo 8:23-27. Tuvo dominio sobre las tempestades.
Mateo 14:25. Tuvo dominio sobre el agua.


3. Jesús se hizo hombre para poder morir en nuestro lugar. Hebreos 2:9c.
Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, … a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos.

¿Por qué tomó Jesús nuestra piel? ¿Por qué se sometió a las limitaciones humanas? ¿Por qué no ejerció su poder y derecho como Dios de decretar acabado el pecado, sin humillarse a nuestra condición? Jesús vino a este mundo como hombre por un solo motivo. Vino para morir. Vino para sufrir el agonizante aguijón de la muerte a nuestro favor, para que nosotros pudiéramos disfrutar de su vida.
¿Qué le motivó a hacer un sacrificio tan enorme? Fue su amor. Fue su infinita gracia. No había nada en nosotros que impulsó a Jesús a despojarse de su gloria para entrar en el mundo. Sabía que aquí sólo le esperaba abusos, rechazo, y muerte a las manos de los que había venido a rescatar. No nos buscó porque somos buenos, sino porque él es bueno. No nos buscó por lo que podemos darle, sino por lo que él quiere darnos. No nos buscó porque somos dignos de su misericordia. Nos buscó porque sentía compasión por nosotros. Nos buscó porque habíamos sido engañados por el tentador, y sólo él podía librarnos de sus garras. Nos buscó porque no podía tolerar la idea de pasar la eternidad sin nosotros a su lado. Nos ama porque él es amor, y no puede dejar de amarnos. ¿Estás respondiendo a su amor?

2 comentarios:

Colchones Recámara dijo...

Hola Jorge, gracias por el análisis publicado acerca de Hebreos 2. este estudio aclara la tesis sobre la superioridad o no de Jesús sobre los ángeles y nos permite comprender el concepto global del pasaje bíblico.
un abrazo
wil

Eagle Adoration dijo...

Fue de mucha bendicion para mi vida este estudio gracias !! Dios les bendiga mucho y los siga usando grandemente