Versículo del día

miércoles, 27 de febrero de 2008

Hebreos 2:1-4


EL EVANGELIO ES SUPERIOR A LA LEY


En la frontera entre los Estados Unidos y el Canadá hay una catarata famosa llamada la cascada de Niagara. Es ancha y caudalosa, ya que se encuentra en un río grande. Hace más de un siglo sucedió un caso curioso con relación a aquella cascada.
Parece que unos cuantos kilómetros arriba de la catarata, cierto hombre se dispuso a pescar desde un bote pequeño. Remó hasta un punto donde el agua pasaba lentamente, y echó su anzuelo al fondo. Pasó el tiempo, y como no pescó nada, le dio sueño. Tranquilamente se acostó sobre una colchoneta para echar la siesta. Mientras dormía, el bote lentamente se apartó de tierra y entró en la corriente del río. Mientras la fuerza del agua crecía, el bote iba flotando río abajo hacia la gran cascada con su pasajero dormido abordo.
Ahora bien, a dos o tres kilómetros de la cascada las autoridades habían puesto grandes avisos prohibiendo la navegación, porque la corriente iba cada vez más rápido mientras se acercaba al punto de salto. El dormitado pescador pasó tranquilamente aviso tras aviso hasta llegar a unos metros de la cascada. De repente algunos transeúntes que estaban a la ribera del rió se dieron cuenta que un hombre estaba acostado en el bote, y llamaron frenéticamente para despertarlo. El pescador oyó sus gritos y volvió en sí. Asustado empezó a remar con todas sus fuerzas, pero ya era tarde. Se había dejado llevar por la corriente hasta la cascada, y fue llevado por el agua hasta el remolino al pie de la catarata.
Aquel hombre perdió su vida por descansar cuando debía haber velado, por descuidar los avisos, y por dejarse llevar por la corriente. ¿Qué tiene esta historia que ver con el libro de Hebreos? El peligro de dejarse llevar por la corriente no solamente se encuentra en los ríos. También es un peligro en la vida espiritual. El autor de Hebreos habla del terrible peligro de deslizar en nuestra relación con Dios. Veremos sus consejos.

A. LA LEY FUE GRANDE, AUNQUE TRAIDO POR ANGELES. Hebreos 2:1-2.

1. Admonición a diligencia. Hebreos 2:1 y 1ª a Timoteo 2:15.
Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. / Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

En Hebreos 2 tenemos la primera de una serie de admoniciones a nosotros los que creemos en Jesús. Aquí el Espíritu Santo nos aconseja a ser diligentes en la vida espiritual, porque si no lo hacemos, nos deslizaremos. La palabra “deslizar” quiere decir literalmente “dejarse llevar por la corriente”. Como creyentes podemos hacer lo mismo que hizo aquel despreocupado pescador. Algunos de nosotros descansamos cuando debemos estar vigilantes, descuidamos los avisos en la palabra de Dios, y nos dejamos llevar por el corriente de la cultura en que vivimos o por los deseos e inclinaciones de nuestra naturaleza pecaminosa.
Sabemos que esta admonición es para creyentes, porque el autor se incluye a sí mismo. El no está invitando a inconversos a creer en Jesús, sino a creyentes a ser diligentes en su caminar con Cristo. El apóstol Pablo da un consejo parecido al joven Timoteo cuando le dijo que debía procurar con diligencia usar bien la palabra de verdad. Es necesario ser vigilantes y diligentes en nuestro andar con Dios. Si no, perdemos la aprobación de nuestro Señor, y nos dejamos llevar cada vez más lejos de Dios por la corriente de este mundo.
Ahora bien, en qué debemos ser diligentes para mantener nuestra relación con Cristo fresca y ferviente. Tanto Hebreos 2:1 y 1ª a Timoteo 2:15 hablan de la importancia de las Escrituras. Hebreos dice que debemos “atender a las cosas que hemos oído”, y Timoteo agrega que debemos usar bien la palabra de verdad. Vemos, entonces, que la lectura, la memorización, la meditación, y el estudio de la Biblia son una base fundamental en nuestra vida con Jesús. A través de la palabra de Dios:
• Conocemos a nuestro Salvador en toda su belleza.
• Conocemos a nosotros mismos y nuestra necesidad de él.
• Aprendemos cómo vencer el pecado.
• Aprendemos cómo agradar a Dios.
• Recibimos consuelo, dirección, y fortaleza para hacer la voluntad de Dios.
• Recibimos las armas que necesitamos para vencer a Satanás con todas sus artimañas.

TEMA PARA REFLEXIONAR: Teniendo a la mano un recurso tan excelente, estamos en el deber de apartar tiempo para leerla y considerar detenidamente lo que Dios quiere enseñarnos en sus páginas. Si no lo has hecho, empieza hoy con un cuaderno a apuntar lo que estás aprendiendo de la Biblia. Al leer un pasaje, puedes usar cualquier de estas actividades para poder entenderlo mejor:
• Orar para que el Espíritu Santo te abra el entendimiento y que te enseñe lo que debes aprender de su palabra.
• Hacer un bosquejo del pasaje, buscando sus divisiones naturales. Luego, hacer un resumen de la enseñanza principal de cada sección del bosquejo.
• Buscar lo que el pasaje te dice acerca de Dios, acerca de ti, acerca del programa de Dios para el mundo.
• Apuntar algún pecado que debes evitar, alguna promesa que puedes apropiar, algo que puedes hacer para agradar a Dios, algún motivo por el cual adorar a Dios.
• Contestar las preguntas: ¿Quién está hablando? ¿A quién está dirigido el mensaje? ¿Qué quiere decir el mensaje? ¿Cómo puedo aplicar el pasaje a mi vida?
• Buscar las referencias afines que encuentras en tu Biblia. ¿Cómo te ayudan a entender el pasaje que estás estudiando?
• Buscar palabras desconocidas en un diccionario de español. Buscar costumbres, personajes, y doctrinas en un diccionario bíblico.
• Consultar con un maestro espiritual o comentario de confianza cuando encuentras un pasaje difícil de entender.

Hemos visto que una manera de “deslizarnos” en la vida cristiana es descuidar la palabra de Dios. ¿Hay otras maneras?

Las siguientes citas te darán unas pistas cómo puedes disfrutar al máximo tu relación con Jesús. Recuerdas que al descuidar cualquiera de estas actividades empezarás a deslizar espiritualmente. La corriente de este mundo te llevará lejos de tu amante Salvador.

Salmo 119:11. Aprender de memoria y meditar en pasajes de la Biblia sirven como protección contra el pecado.
Salmo 119:9. Obedecer la palabra de Dios nos libra del pecado.
Salmo 55:17. La oración frecuente durante el día mantiene nuestro contacto conciente con Dios.
Salmo 95:6-7. La adoración a Dios por lo que él es y por lo que hace mantiene nuestra comunión con él.
Mateo 4:4. La palabra de Dios alimenta nuestro espíritu.
Lucas 6:12. Jesús nos da el ejemplo de pasar tiempo en ferviente oración.
Hebreos 10:24-25. Debemos congregarnos con otros que aman al Señor. Nos reunimos para estimularnos mutuamente a amar a Dios y a servirle con gozo.

Antes de dejar esta importante enseñanza, vamos a pensar en algunos personajes bíblicos que se “deslizaron” de Dios, o se dejaron llevar por el corriente de este mundo.

DESCUIDADOS DE LA BIBLIA

Lot (Génesis 13:10-13) 1. Se apartó de Dios al separarse de su tío, porque le gustaban las ventajas que le ofrecían las ciudades de la región donde vivía.
David (2º Samuel 11-12 y Salmo 51), 2. Se enfrió espiritualmente porque mi lascivia le llevó a cometer adulterio y homicidio. Duró por lo menos un año separado de Dios porque no quiso arrepentirse.
Salomón (1ª de Reyes 11:1-8) 3. Descuidó a Dios por atender a sus esposas, y terminó adorando los dioses de ellas.
Elí (1º de Samuel 2:11-17) 4. Se alejó de Dios porque no quiso reprender a sus hijos que estaban haciendo abominaciones en la casa de Dios.
Asaf (Salmo 73) 5. Por poco se deslizó espiritualmente porque quitó sus ojos de Dios y los fijó en los impíos prósperos que vivían cerca de él.
Gedeón (Jueces 8:27) 6. Por la fe ganó una gran victoria para Israel, pero después dejó de adorar a Dios por dar honor al efod que él había hecho.
Sansón (Jueces 16:1-22) 7. Se dejó perder su gran fuerza por enamorarse de una mujer engañosa.
Pedro (Mateo 26:75) 8. Desconfió en las palabras de su Señor, y durmió cuando él le dijo que orara. Como consecuencia lo negó delante de sus enemigos.
Efeso (Apocalipsis 2:1-7) 9. La iglesia fue conocida por las buenas obras, pero descuidaron su amor a Jesús.
Laodicea (Apocalipsis 3:14-22)10. La iglesia fue próspera materialmente, pero pobre espiritualmente porque descuidaron su relación con Jesús.

2. Los ángeles trajeron la ley. Hechos 7:53 y Deuteronomio 33:2.
Vosotros que recibisteis la ley por disposición de ángeles, y no la guardasteis. / (Moisés) dijo: Jehová vino de Sinaí, y de Seir les esclareció; resplandeció desde el monte de Parán, y vino de entre diez millares de santos, con la ley de fuego a su mano derecha.

Hebreos fue escrito principalmente para creyentes judíos. Ellos sabían muy bien que el Antiguo Testamento había venido de Dios. En especial, la ley de Moisés había sido entregado por medio de los santos ángeles. A pesar de la dignidad de los mensajeros que trajeron la ley, Israel la descuidó, y sufrió el castigo de Dios por su falta de obediencia.

3. La ley exigía obediencia, cuánto más el evangelio. Hebreos 2:2-3a.
Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?

Los que no guardaron la ley sufrieron disciplina. Dios exigió obediencia a la palabra que había enviado al mundo por medio de ángeles. Vemos la disciplina de Dios contra la nación de Israel a través del Antiguo Testamento, porque los israelitas descuidaban una y otra vez los mandamientos de la ley. Se apartaban de Dios dejándose llevar por la corriente del paganismo que estaba a su alrededor.
Ahora bien, si Dios exigía obediencia a la ley que fue entregado a los hombres por medio de ángeles, ¿cuánto más pedirá obediencia a la palabra traído por su amado Hijo Jesucristo? Los israelitas no escaparon el castigo de Dios cuando descuidaban la ley. Nosotros tampoco escaparemos la disciplina de nuestro amante Dios si descuidamos la salvación que tenemos por medio de Jesucristo.
¿Estamos hablando de perder la salvación? ¡Por supuesto que no! Israel siguió siendo la nación escogida por Dios a pesar de su desobediencia. Nosotros seguimos siendo hijos de Dios aun cuando pecamos. Pero nosotros, como ellos, sufriremos la disciplina de Dios para traernos al arrepentimiento. Podemos evitar la disciplina siendo diligentes en nuestro andar con Cristo.

B. EL EVANGELIO, TRAIDO POR EL HIJO, ES MAS GRANDE. Hebreos 2:3-4.

1. Jesús anunció el evangelio. Hebreos 2:3a y Mateo 4:23.
¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, / Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

Durante todo su ministerio público el Señor Jesús anunciaba la salvación que él estaba ofreciendo al mundo. La palabra “evangelio” quiere decir “buenas nuevas de parte de Dios”, y de verdad, la salvación que Jesús nos ofrece es “buenas nuevas” para nosotros los pecadores.

Jesús habló acerca de la salvación en cada uno de los siguientes textos. Veamos que tenemos que hacer para aprovechar su oferta.

Juan 3:16. Dios envió a su Hijo al mundo por amor a nosotros. Los que creemos en él tendremos vida eterna.
Juan 3:36. El que cree en Jesús recibe inmediatamente la vida eterna. El que rechaza la oferta sufrirá la ira de Dios.
Juan 6:35. Jesús es el pan espiritual que da vida a todos los que en él creen. Los que lo reciben serán completamente satisfechos.
Juan 6:38-40. Jesús vino para hacer la voluntad del Padre. Nuestra seguridad como creyentes se basa en la obediencia de Jesús a Dios Padre, porque es la voluntad del Padre que los que creen en el Hijo tengan vida eterna.

Pudiéramos agregar muchos otros textos a esta lista. Jesús explicó claramente su propósito en descender al mundo, y lo que tenemos que hacer para recibir sus regalos de perdón y vida eterna. Si descuidamos su oferta, no hay manera de escapar el juicio eterno.
Como creyentes, hemos recibido un regalo inmenso y valioso. Dios quiere que aprovechemos al máximo todas sus provisiones. Si descuidamos nuestra vida espiritual, nos disciplinará para que consagremos nuestra vida a él. Es pecado grave, y dejarnos llevar por los pecados de la vida pasada, por que al hacer esto tenemos en poco el sacrificio de nuestro Salvador.

2. Los apóstoles confirmaron el evangelio. Hebreos 2:3b y Lucas 24:46-48.
La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, / Y les dijo (Jesús): Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas.

Jesús anunció el evangelio y explicó las responsabilidades de los que disfrutan de sus provisiones. Cuando regresó al cielo dejó como testigos a los apóstoles quienes habían visto sus obras y oído sus enseñanzas. Antes de partir de la tierra, les comisionó a llevar su mensaje a la nación de Israel, a todas las naciones del mundo.

Los apóstoles fueron fieles en cumplir la comisión de Jesús. Veamos quien escribió y que aprendemos del mensaje de ellos.

Hechos 4:8 y 12. Pedro. No hay otro nombre sino Jesús en que tenemos salvación.
Hechos 16:29-31. Pablo y Silas. Cuando creemos en el Señor Jesucristo recibimos la salvación de nuestra alma.
1ª de Juan 5:10-12. Juan. Todos los que creen en Jesús el Hijo de Dios tienen vida eterna. Los que no creen en Jesús no tienen vida. Están separados de Dios.

3. Dios confirmó el mensaje de los apóstoles. Hebreos 2:4.
testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.

Dios confirmó el mensaje de los apóstoles por medio de señales como el hablar en lenguas desconocidas el día de Pentecostés (Hechos 2:4), milagros como la sanidad del cojo (Hechos 3:6-8), y diversos prodigios como la ceguera de Elimas el mago (Hechos 13:8-11). El Espíritu Santo hizo estos milagros con el fin de comprobar que el mensaje que predicaban los apóstoles venía de Dios. Ya que el Nuevo Testamento ha sido escrito, Dios por lo general no confirma su palabra por medio de milagros. Esta época ya pasó, y él espera que recibamos su palabra por la fe.
¿Esto quiere decir que Dios no hace milagros hoy? Por supuesto que los hace. Cada vez que el Espíritu Santo entra en la vida de una persona es un milagro de amor. A veces en su misericordia Dios sana enfermedades físicas. Todo creyente ha visto el poder y la misericordia de Dios operando en su vida. Lo que pasa es que estas evidencias del poder y del amor de Dios no tienen el propósito de confirmar el mensaje de la Biblia. Esto ya está confirmado. Su propósito es revelar la misericordia y el poder de Dios.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias siervos del Señor por compartir estas enseñanzas. Por la gracia de Dios, es de gran bendición para mi vida de estudio de la palabra de Dios en especial del libro de Hebreos que es muy edificante y nutritivo a la salud espiritual, que el Señor les siga bendiciendo. Amen

gerardo dijo...

QUE DIOS LOS BENDIGA Y NO SE CANSEN DE ENSEÑAR LA MARAVILLOSA PALABRA DE DIOS.NO SE DESALIENTEN POR NO VER COMENTARIOS DE SUS HERMANOS, TAL VEZ SON COMO YO, QUE LEEMOS PERO NO HACEMOS COMENTARIOS, PERO HOY QUIERO HACERLO PARA DESEARLES GRANDES BENDICIONES.¡ADELANTE!

Anónimo dijo...

DIOS LES BENDIGA RICA Y PODEROSAMENTE, QUE BENDICION ESTA ENSEÑANZA HERMANOS LES ANIMO PARA QUE SIGAN ADELANTE, Y QUE EL SEÑOR LOS CONTINUE USANDO..

Anónimo dijo...

Este articulo es de gran Bendicion. Su explicacion en clara y muy entendible. Que el Dios de la gloria lo continue bendiciendo.

Anónimo dijo...

Gracias hermanos por sus enseñanzas, no se cansen, han sido de gran bendición para mi vida, ha llegado en un momento en que necesitaba esta palabra
Que Dios continué bendiciéndolos.

Anónimo dijo...

Gracias por este poderoso mensaje la gloria y la honra sean a nuestro Dios q los usa para compartir su voluntad con nosotros "bendito JESUS".......

Anónimo dijo...

Dios les bendiga muy clara la forma en que abordan el tema. Dan ganas de leer, estan cambiando vidas.

Anónimo dijo...

esto es una buena inyeccion de vitaminas para la vida espiritual que Dios los siga usando amennnn aleluya

Pastor /EUCLIDES dijo...

Dios le bendiga hermano me alegra que aplique bien el griego más que todo en la palabra ¨¨deslizar...