Versículo del día

martes, 12 de febrero de 2008

Estudio de la Epistola a los Hebreos

Uno de los libros del Nvo Tto menos estudiados es el libro de Hebreos. Para muchos creyentes, sus alusiones a costumbres y personajes del Antiguo Testamento son enigmáticas. Les parece difícil entender el libro, y por eso lo pasen por alto. Al hacer esto están perdiendo gran bendición.
¿Por qué no se necesita hoy un sacerdocio ritual como vemos en el Antiguo Testamento?
¿Cómo sabemos que durante la Santa Cena (o la misa), Jesús no es sacrificado de nuevo?
¿Por qué no tenemos que ir a Jerusalén todos los años para ofrecer corderos por nuestro pecado?
¿Qué significa que Jesús es nuestro Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec?
¿Es cierto que uno puede recaer de Cristo, y así perder la salvación?
¿Por qué dice la Biblia que la fe es “la certeza de lo que se espera”?
¿Cómo muestra el Padre amor por medio de la disciplina?
¿En qué sentido obedecemos a nuestros pastores en la iglesia?
Si te interesa alguna de estas preguntas, el estudio de Hebreos es para ti. En este primer estudio, veremos algunos datos importantes acerca del libro, y fijaremos nuestros ojos en nuestro admirable Salvador Jesús.

A. HEBREOS: UNA INTRODUCCION.

1. La fecha y el autor.
Cuando Hebreos fue escrito, el templo de Jerusalén todavía estaba funcionando. Por eso tuvo que ser escrito antes del año 70 d.C. cuando los romanos destruyeron la ciudad y el templo. Fue considerado parte de las Escrituras antes del fin del primer siglo, porque Clemente, uno de los primeros “padres” de la Iglesia, la utilizó en su primera carta que fue escrito en el año 95 d.C.
No sabemos quién fue el autor humano de Hebreos. Es el único libro anónimo del Nuevo Testamento, aunque hay varios del Antiguo Testamento. Algunos nombres que se han postulado como posibles autores incluyen: Pablo, Bernabé, Apolos, Silas, Aquila y Priscila, y Clemente de Roma. Lo más seguro es que el Espíritu Santo lo inspiró, y él sabe qué mano dirigió la pluma. Cuando lleguemos al cielo, podremos conocer al autor y felicitarle por sus argumentos lúcidos que nos ayudan a entender la relación entre el Antiguo y el Nuevo sistema de sacerdocio y ofrendas.

2. Los destinatarios.
Como dice el título del libro, los destinatarios sin duda eran judíos (hebreos). Conocían muy bien las costumbres del sacerdocio levita, y también conocían a fondo el Antiguo Testamento. El autor de Hebreos no tiene que darles esta información, sino toma por sentado que la sepan.
Probablemente los judíos que primero recibieron la carta vivían fuera de Palestina, aunque no podemos estar seguro de esto. El libro cita exclusivamente de la versión griega del Antiguo Testamento llamada la Septuaginta. Esto indica que los recipientes estaban más acostumbrados a hablar en griego que en hebreo o arameo, lo que hablarían si estuvieran viviendo en Palestina.
La carta fue escrita a una iglesia cristiana, de modo que la mayoría de los recipientes fueron creyentes. Sin embargo, como en cualquier iglesia local, algunos de los miembros no habían creído de verdad en Cristo. Sabiendo esto, el autor repite en varios pasajes la necesidad de examinarse para estar seguro de que verdaderamente están en el Señor.

3. Propósitos del libro.
El propósito principal es exaltar al Señor Jesucristo. Lo vemos como superior a ángeles, el sacerdocio levítico, y las ofrendas levíticas. Es suficiente para toda necesidad. Al leer Hebreos, nos enamoramos cada vez más de nuestro admirable Salvador.
Los recipientes de la carta estaban sufriendo persecución por su fe, de modo que uno de los propósitos del libro fue confirmarles en su decisión por Cristo. La persecución venía principalmente de los demás judíos. Ellos los excluían de la comunidad judaica por su fe en Jesús, y a veces los calumniaban ante las autoridades civiles. Algunos creyentes judíos podían sentir la tentación de volver a su religión anterior para poder vivir en paz. Para animarles a mantenerse firmes, el libro muestra claramente la superioridad de Jesús sobre los rituales del judaísmo.
El Espíritu Santo sabía que en poco tiempo el templo de Jerusalén sería destruido. Esto sería un golpe terrible para todos los judíos, tanto los tradicionales como los creyentes en el Mesías. El libro de Hebreos alienta a los creyentes judíos, porque les explica claramente que los rituales en el templo fueron nada más sombras de lo que Jesús hizo por nosotros en la cruz.

4. ¿Por qué estudiarlo?
La mayoría de nosotros en América Latina no somos de raza judía. Siendo así, ¿por qué estudiar un libro escrito especialmente para ellos? Hay muchos motivos.
• Al estudiar Hebreos conocemos mejor a nuestro Salvador. Lo que nos enseña acerca de Jesús fortalece nuestra comunión con él.
• El libro de Hebreos nos enseña por qué ya no se necesitan sacrificios rituales ni un sacerdocio humano. Es la respuesta a las doctrinas Católicas con relación a estos temas.
• El libro de Hebreos nos enseña lo que es la fe, y sus efectos en nuestra vida cotidiana.
• El libro de Hebreos nos estimulará a estudiar partes del Antiguo Testamento para poder entender sus argumentos. Entre más conocemos la palabra de Dios, más íntima nuestra comunión con él.
• Al estudiar el libro recibiremos muchas otras bendiciones para nuestra vida diaria.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay más del libro de hebreos?

night_ice_77 dijo...

doy gracias a DIOS por este estudio y también por ustedes muchas gracias me ha sido de mucha bendición

William dijo...

seria mejor si lo desarrollaran cap por cap para mejor provecho de los que estamos interesados de aprender mas de nuestro salvador.Espero que no me vallan a mal interpretar.

Anónimo dijo...

Gracias